PAGINAS

miércoles, 20 de octubre de 2010

MI PRIMERA MEDIA MARATHON (LA GRAN SUPERACION ANTE MI DISCAPACIDAD)

MEDIA MARATHON DE TARRAGONA (24-NOVIEMBRE-2002)


   Hacia tiempo, que lo llevaba en mente, pues estaba en plena forma en esos momentos, lo había pensado unas cuantas veces, al final me decidí hacerlo, pero también sabia que era un reto muy importante para mí, no es lo mismo correr 8 o 10 Km, como normalmente estaba haciendo, que correr 21 Km., es el doble, encima por si fuese poco, había que añadirle muchos inconvenientes, no solamente había que añadir la amplia distancia, que era el doble, la preparación que eran muchos Km. de rodaje y entre otras muchas cosas, el ser consciente de que tengo una importante discapacidad física, la cual me limitaba en muchos aspectos.
     Él hacerle frente a esta discapacidad, era como un reto, requería enfrentarte a tus propias limitaciones, sabia al mismo tiempo que me iba a suponer mucho dolor y sufrimiento, pero al mismo tiempo mucha satisfacción y orgullo personal. Pero también sabia, que no solamente era una cosa psíquica sino por lo física, principalmente por los pies, que tengo muchas operaciones y por si fuese poco tengo un pie plano, el otro cóncavo, encima por si fuese poco, el pie izquierdo es supinado y la pierna izquierda es un poco mas corta que la derecha (9 milímetros)
                    
     Luego que no es solamente el día de la carrera, sino que es también, el entrenamiento de unos meses atrás, siguiendo un severo plan de entrenamiento, con muchos dolores, mucho sufrimientos, pero siempre con una actitud positiva llena de voluntad, tesón, superación  y es fundamental una correcta alimentaron, principalmente rica en hidratos de carbonos y proteínas, privándote de un montón de cosas.

     Hubo también una persona que me apoyo bastante, mi tío, se llama Pepe, una gran persona en muchos aspectos, también es atleta, le gusta mucho, posee muy buenas aptitudes, gracias a su trabajo, en el día a día, es un gran atleta además de apoyarme, le gustaba la paz y el sosiego, que el desprende, que me transmite. Cuando se lo dije, se puso muy contento y me apoyo Estuvo entrenando conmigo casi todos los días, diciéndome en todo momento que si ponía mucha fuerza de voluntad, al final lo iba a conseguir.

    El entrenamiento principalmente era correr distancias largas, haciendo súper series, con algún cambio brusco que otro, a lo largo de la distancia, mas subir alguna cuesta que otra. Que dábamos por las tardes en el parque, mas o menos era de 2 h un día, 1 h otros días, si estaba cansado al día siguiente hacia un trote suave en la cinta del gym. Sobre todo cuando hacíamos distancias largas, como era otoño, la noche se presentaba enseguida, era muy muy duro, pero también a mí me compensaba hacerlo, tenia mucha ilusión, estaba convencido de que lo iba a conseguir, por otro lado, también había que estar psicológicamente muy bien preparado para aguantar y soportar esos entrenamientos tan duros y el día de la carrera.

    También os puedo asegurar, que conforme mas entrenas, mas fuerte estas, tienes mas motivación y sobre todo mejor lo llevas, aunque termines cansado, aunque al día siguiente te cuesta recuperarte un poco, de ese sobre esfuerzo, pero piensas: "Lo voy a conseguir....Voy a por ello, quiero merezco y puedo" Entre otras razones, la mente se hace más fuertes al crear mas endorfinas.

    Para aquellos que practicamos deportes, la sensación de que nos hace el que nos hagamos sentirnos bien, la vitalidad y la alegría, que esto nos produce cuando lo practicamos, tiene una explicación bioquímica, en donde las endorfinas serian, la respuesta a este tipo de sensaciones. Son peptidos, pequeñas proteínas, que genera una pequeña glándula, que se encuentra en el celebro, cuando hacemos deporte, esta glándula es estimulada y estos a su vez, actúan sobre unos receptores, creando una sustancia que produce un efecto sedante parecido a la morfina, que genera a su vez bien estar en el organismo.

    Es sabido que el ejercicio de resistencia tiene también un potente poder antidepresivo, ya que tiene un papel que es muy importante, una de ellas mejorar el estado anímico y desarrollar la autoestima.

     Cuando iba corriendo por el parque, notaba muchas sensaciones a nivel interno, en primer lugar le daba a Dios por dejarme fluir con mis energías, moviendo cada órgano de mi cuerpo, pues tengo un gran discapacidad, pero sin embargo puedo decir de lo afortunado que soy, que otros dirían no puedo, incluso se ponen tantas limitaciones que te sueltan yo cuando corro 5 minutos ya me canso....o estas loco vas terminar mal, no podemos expresar nuestras experiencias nuestras sobre otros, lo que a mi me va bien, por que te tiene que ir bien a ti, o si no al revés, pero yo dije, en mas de una ocasión, de  que por lo menos lo iba a intentar, por que soy un Ser que tiene mucha fuerza de superación en su interior, aquello que se propone siempre tarde o temprano lo consigue.

    Además es que en el parque, hay muchos pinos, hay zonas verdes, corres por tierra, te sientes en contacto con la naturaleza, eres como uno mas formando ese escenario. Esas tardes en las cuales estabas tu corriendo, centrándote en la respiración, en las diferentes sensaciones de plenitud,  cada zancada era como un paso hacia adelante, cada inspiración era como conectar con Dios, vives por un instante lo que es el presente, sin problemas, sin angustias, sin sufrimientos, sientes tu cuerpo moviéndose al compás de tu respiración, es como volar, es como llenarte de paz, es como sentir que estas vivo.



    La motivación estaba empezando hacer efecto por que apenas quedaban 3 días para el gran acontecimiento, por primera vez me estrenaba en una distancia grande y dura, además sabia que tenia que hacer frente a una serie de adversidades, como seria el dolor principalmente, controlar bien las energías y él oxigeno que respiraba, para que no apareciese en ningún momento la fatiga, controlar el terreno y sobre todo estar muy relajado, pues era muy duro, el correr por el asfalto que estaba muy duro.

    Recuerdo unos meses atrás, que aun no había encontrado unas zapatillas a mi gusto, con las que había entrenado no me sujetaban bien los pies, principalmente los tobillos, un conocido me comento, que unas de las mejores marcas que había era la marca de Assics, que con ellas iba a ir bien cómodo a la hora de hacer la carrera. Mi compañero de trabajo Quique se ofreció a llevarme a comprarlas, No os imaginais cuando las tuve en las manos, se me caían las lágrimas de la emoción.

    Era viernes solamente quedaban 2 días, había preparado, todo que me iba a poner, para el domingo, hacer mi primer debut como corredor de media maratón, fui a trabajar ese día, cuando salí del trabajó, me dirigí al autobús, salía a las 15:30 con dirección a Tarragona.

    Una vez que estuve ya en Tarragona, fui a La Pineda,  allí estuve alojado, hasta el día de la carrera. A la mañana siguiente era ya sábado, ya los nervios estaban a flor de piel, pero antes me tenia que pasar a por las inscripciones que me las guardaban en recepción de un hotel, la recogí, ese día aunque estuve algo nervioso, lo normal, pero estuve tranquilo, paseando viendo el mar y esperando con calma a que viniese el día siguiente.

    Al acostarme para descansar y dormir, durante la noche fue un poco mal, pues me costo dormir, entre otras cosas, estaba un poco preocupado por lo del día siguiente, por la cabeza me pasaban todo tipo de pensamientos y emociones, positivos y negativos, ambos, pero yo aceptaba como algo natural, ya que la mente es así. Al final logre dormirme y descansar.



     Al día siguiente, por fin era domingo, eran las 7:00 de la mañana, horas antes de la carrera, que empezaba, a las 10:00, me fui a dar un paseo, por la orilla del mar, para relajarme un poco antes que nada. Aunque el día estaba bastante desapacible, pero la temperatura era ideal, para correr estaba fresca, era posible que hasta lloviese, pero pensé en que yo era mas fuerte que el tiempo, pasase lo que pasase, yo quería correrla, podía, merecía, quería y sobre todo tenia muchas cosas buenas a mi favor y la iba a terminar, costase lo que me costase yo sobre todo quería hacerla con mucha ganas e ilusión..
   
   Una vez que reflexione, medite y proyecte el objetivo, frente al mar, habiendo finalizado aquel paseo, fui a por las cosas y vestirme, para ir a buscar a mi tío pepe, el también se había apuntado a hacerla. Habíamos quedado en que yo iría a buscar  a su casa allá en la pineda, cogíamos su coche y nos dirigíamos a Tarragona.

    Una vez que estábamos en el coche, me pregunto de como estaba, yo le dije un poco nervioso, pero estaba preparado, para hacerla, tanto físicamente como psicológicamente, también sabia que si no podía hacerla, tampoco pasaba nada, que para otro año seria, pero bueno también sabia que pondría mucha voluntad y esfuerzo en realizarla, para terminarla lo mejor posible.

     Por fin estábamos en Tarragona,, una vez que habíamos aparcado en un garaje particular, habíamos salido del coche, nos encaminábamos al Balcón del Meditarreneo. Estábamos por las ramblas, ya se podía percibir el ambiente que había, corredores yendo con dirección hacia la línea de salida..


     La salida estaba al final de la Rambla, allí esta el Balcón del Mediterráneo, se le llama así, por que hay un enorme mirador en el cual se divisa todo la amplitud del Mar. Allí era donde nos encaminábamos.

    Cuando estuvimos allá, se podía apreciar, un ambiente como festivo, había gente calentando, estirando los músculos, en cualquier rincón, incluso se podía oír por megafonía que antes de comenzar la carrera debíamos ir a por los dorsales y a por el chip para poder correr.
 

  El día se estaba a poner ya pesado, tenia pinta de que iba a llover, bastante en cualquier momento, fuimos un momento a por dorsales y apto seguido calentamos y estiramos un poquito, quedaban 15 minutos ya para que diese comienzo.

   Decidí ponerme una camisa de manga larga debajo de la camiseta de tirantes, pero corrí en pantalón corto, así iría mejor y guantes especiales, para llevar las manos protegidas, había mucha humedad, luego cogí también un par de ampollas de glucosa, para que a mitad de camino, no me fallasen las fuerzas.

    Ya estaba en la salida con mi tío Pepe, a un le dije, vamos a correr la carrera por separado, así tenemos mas libertad de movimiento y cada uno puede ir mas a su ritmo, él me dijo que si, nos dimos un fuerte abrazo un buen par de besos en ambas mejillas, deseándonos suerte en la carrera.

    Estaba a punto de comenzar, ya estaba en la salida, percibía muchas sensaciones, tales como alegría, plenitud, miraba al cielo una y otra vez, dándole las gracias a Dios, por que ahí estaba yo, pese a mi discapacidad lo iba a lograr, esos pensamientos y sentimientos, eran muy buenos, pues estaba estimulando la fuerza de la voluntad, eso haría que mi estado psicológico creara a mas endorfinas.

    Mire por un instante a mí alrededor, estaba practica mente rodeado de personas, nos mirábamos mi tío pepe y yo, sobraban palabras, de repente empezaban a caerse lágrimas de mis ojos, era una sensación tan especial la que sentía, me llene de amor, pensé que era afortunado, que aunque tenia una discapacidad, muchas personas con discapacidad no podían hacer lo que yo hacia, entonces mire al cielo y la ofrecí aquellas personas que les gustaría hacerla y debido a sus limitaciones no la podían hacer, también a las que me han apoyado para que yo estuviese allá.

     Cuando comienza la carrera, hay que tener mucho cuidado con la gente, con los empujones y con las caídas. Por fin dieron el pistoletazo de salida, sentía un hormigueó en mi estomago, el cual me hacia empezar con calma. Los primeros metros mi tío pepe fue conmigo para calentarse, pero tubo que parar, me dijo ve tu solo que ahora yo te alcanzo, voy a estirar un poco mas me duele, debido a que arrastraba una lesión, a un que estaba ya recuperado, en aquellos instantes, le dio un tirón y tubo que parar, me volvió alcanzar y me dijo que tenia que abandonar, le hacia mal. Entonces yo le dije, no te preocupes, la corro yo por ti también, me dio la mano, me deseo suerte y allí lo deje.

    Ahora era cuando yo estaba completamente solo, que todo era como una estrategia, como un juego hasta llegar a la meta. Empezaba ya llover, Veía que la gente me pasaba, venga a pasarme, hasta que me quede él ultimo, no podía hacer mas de lo que podía, tenia mis limitaciones y no debía sobre pasarlas, si las sobre pasaba estaría perdido, no se pueden forzar ciertas cosas.

    La lluvia era cada vez más intensa, el suelo se estaba empezando a encharcar, pero yo, solamente había corrido 4 Km, en el próximo Km me daría un botellín de agua. Llovía cada mas intensamente, estaba empapado, pero decía chechu te ha costado mucho llegar hasta aquí no vas a tirar la toalla. Cuando yo iba, había corredores que venían por el otro carril, me animaban, me chocaban la mano o simplemente me decían que ya quedaba menos para el final.

    En esos instantes llegaba al Km 5, allí estaban los del abitollamiento, detrás de mí la Cruz roja, era él ultimo pero no me importaba, tome el botellín abierto, di unos sorbos para refrescarme la garganta, bebí un poquito apto seguido lo arroje, como los profesionales, continué llegando a un polígono que se llama de Francoli, llegando hasta los Bomberos, di la vuelta tome el carril de vuelta, por fin ya estaba en el Km. 10, pensé para mis adentros que ahora venia la prueba de fuego y de resistencia.

    El suelo, estaba inundado, mi ropa mojada y mis pies húmedos, el agua me había entrado, estaba chipiado, pero dije ahora es el momento de ver hasta adonde aguantas tú y el entorno que te rodeaba, estaba llegando al Km 12, mas o menos, era la entrada al puerto, concretamente al paseo del malecón, que tenia 1 Km. de ida y otro de vuelta. Conforme iba llegando a la entrada había otro punto en el que te daban otro botellín de agua, lo cogí en la mano, empecé a darle unos lentos tragos y continué.

    Ahora ya estaba adentro del paseo, veía el mar, pero las fuerzas aun estaban de mi parte, sabia que poco a poco, lo conseguiría, me daba igual llegar él ultimo, pensaba cuantos habían abandonado por la mala administración de sus energías, sabia también que había trabajado muy duro para llegar ahí, me saltaba una emoción interna muy especial, eso hacia que mi voluntad hiciese el resto. Mientras tanto otros venían por el otro carril contrario, dándome ánimos, hubo un comentario que me toco el corazón de unas chicas: "Por favor aguanta no te rindas", hasta me aplaudían por el esfuerzo que estaba realizando.



El tramo que hace un ángulo recto, visto allá a lo lejos ese tramo era interminable

    Justamente al llegar al final y dar la vuelta del paseo, para volver otra vez por el otro lado contrario, me encontré solo, era él ultimo, las piernas ya me aflojaban, estaba muy cansado, encima él volver a salir del puerto, ese tramo era interminable, divisaba allá a lo lejos estaba Tarragona, estaba sufriendo y mis pies sentían mucho dolor, encima me vino uno de la organización a tocarme las narices, para preguntarme si iba abandonar, que estaba empapado de agua y que no lo iba a conseguir: Yo le dije: "Hay algún problema por el tiempo" A un le dije: "No te das cuenta de que soy discapacitado, que tengo un problema en los pies, me ha costado mucho llegar hasta aquí y no pienso renunciar a este reto así como así, tengo muchas ilusiones, esperanzas y muchos motivos para hacerlo".

    Entonces en esos momentos saque las fuerzas del interior, le mire a los ojos al de la organización, que se había puesto a mi lado con una scooter, mientras iba corriendo, él me hablaba y yo le hablaba, después de haberle dicho todo esto, él me comprendió le di las gracias y continué.

    Ya estaba a punto de salir del puerto, llovía como nunca, pero ahí estaba yo con un par de huevos, a mi marcha, paso a paso, respiración a respiración, mire el cartel quedaban ya solamente 6 Km era una pasada como estaba, como me encontraba, estaba contento solamente me separaban unos pocos Km para llegar, además ahora todo era psicológico, sabia que en lo mental era una persona muy fuerte, constante y con mucha fuerza de voluntad.
  
   A la salida del puerto me esperaban un par de agentes de la Guardia Civil con motos, para escoltarme hasta la meta, por si me pasaba algo, cosa que ya no me pasaría nada, había pasado lo peor, pero allí estaban ellos, se pusieron a mi lado uno y el otro un poco mas adelante que yo, les salude y me preguntaron que como me encontraba, si podía seguir, yo les dije que estaba como nunca, que la podía terminar perfectamente, que solamente tenían que tener paciencia, mire al reloj, llevaba dos horas y quince minutos, justas de reloj,

     Además ahora las personas que me encontraba con cada paso que daba, a cada lado de las aceras, me aplaudían y me daban ánimos, para seguir adelante. El Guardia civil, que se puso a mi lado, empezó a decirme, que parecía el primero, que las personas estaban apoyándome, le pregunte su nombre y me dijo que se llamaba Lorenzo y tu me respondo Josechu, empezó a preguntarme cosas, como lo había echo, si tenia una discapacidad tan grande, que razones me habían llevado hacerlo, yo le dije lo importante no era la discapacidad en si, si no la actitud que pones frente a ella, las razones es que todos podemos, tengamos o no tengamos, siempre y cuando se adapten a nuestras posibilidades. Él me dijo que ya todo era la voluntad para seguir adelante, que era mental, incluso me dijo que llegábamos al Km 19, que ya estábamos cerca de la meta.

    Aunque estaba agotado, empapado, con la boca seca y ya no podía mas, ahí seguía, después de haber por un montón de charcos, vino el de la organización, el que había preguntado si abandonaba en moto, se puso a mi lado, me dijo que era una persona muy fuerte, que valla ejemplo de superación el mío, que me lo merecía el conseguirlo, que estaba a punto de llegar ya, incluso me había traído un botellín de agua, para que yo pude beber.

    De repente se me desabrocho la zapatilla, tuve que parar y agacharme, el agente de la Guardia civil, para y me pregunto si me podía ayudar, yo le dije que no hacia falta, que en un momento estaba atada, me ate la zapatilla, me puse en pie, mire a mí alrededor, la gente me decía venga, vamos, ya esta. Me puse a correr, y ya estaba el ultimo Km. era ya una cuesta hacia arriba, para llegar al balcón del Meditarreneo, que estaba en alto, era el ultimo tramos duro.

    Me daba igual ya todo, habiendo corrido 20 Km, uno mas que más daba, llevaba ya 2h 40 m de carrera, yo no lo podía imaginar, ya estaba llegando, me sentía fuerte, me sentía vivo, me sentía grande, había hecho lo inalcanzable. Los que habían terminado de correr y venían de haberla hecho, me felicitaban, aplaudían, gritaban incluso mi tío pepe lo oía allá a lo lejos. Dios que sensación, que potencia, que éxtasis, que sentir en mi corazón, estaba pensando para mis adentros.

     Ya cuando conseguí subir aquella cuesta, vi la meta, me vino a buscar, unos metros antes de llegar a la, meta, me abrazo y juntos entramos cogidos de la mano, entre aplausos y dándome ánimos, a pocos metros por fin entramos en la meta. Esta es una historia de superación y adversidad ante la vida...



   

2 comentarios:

  1. Este articulo es un ejemplo de trabajo, esfuerzo, dedicacion, voluntad, superacion y amor hacia la vida y a que como podemos superarnos en el dia a dia, con nuestra forma de ser y de actuar. Gracias a todos los que me apollasteis, especialmente a mi tio Pepe, que alli estubo hasta el final.

    ResponderEliminar
  2. Increíble Chechu, no importa lo que tardes en alcanzar tu objetivo, ¡¡¡¡lo importarte es alcanzarlo y no tirar la toalla!!!

    ResponderEliminar