PAGINAS

jueves, 2 de diciembre de 2010

POEMA DE GRATITUD A SWAMI SATYANANDA


Hubo una época en  mi vida por la cual andaba un poco perdido, eran momentos de sentimientos muy duros e intensos llenos de mucho sufrimiento en mi existencia, la tristeza moraba en el el corazón, en el alma y en el ser. Me sentía bastante solo, melancólico y desamparado, este sentimiento cada vez se hacia mas fuerte y de mucho dolor.
 
Sin darme cuenta me estaba aferrando al desasosiego y a la irritación, desembocando todo en un profundo sentimiento de culpa, todo ello iba poco a poco hacia la autodestrucción, apareciendo en ella la oscuridad, dando lugar al vació interior, era como un poco sin fondo, por el cual me adentraba, iba hacia un precipicio y negro
 
Estaba sin luz, a la cual yo dirigirme, ahogándome en mis penas, temores e incertidumbres, llevando todo mi pesar y arrastre hasta creerme que era solamente cuerpo, un cuerpo con solamente unos problemas físicos, los cuales me acondicionaban, muchos de ellos estaban generados por un pasado lleno de inseguridades y de mucho dolor, también por unos seres los cuales me habían etiquetado como anormal o inútil, no me daba cuenta de que ellos se reflejaban en mi, todas sus carencias afectivas  y emocionales, todo su egoísmo, imprudencia y su intolerancia, no me daba cuenta de no somos solamente un cuerpo físico, que aparte de ser un trozo de carne hay algo mas, algo que te da fuerzas todos los días de tu vida para seguir adelante, algo que te da la fe para amarle, algo que da la fuerza de la voluntad para superar cualquier adversidad que la vida te pone, no me di cuenta de que este cuerpo es solamente un vehículo para movernos en un plano físico y material.
 
Otras veces tenia una gran incertidumbre por un futuro que a un no había llegado, cada dos por tres estaba proyectando cosas que haré en un futuro, cuando en realidad las podía hacer perfectamente en el presente, olvidaba en todo momento lo único que existe el el presente, que es el aquí y el ahora, la única forma de ser consciente de que vivo y actuó bajo mi responsabilidad.
 
Sin tener ilusión por la que vivir, sin grandes anhelos, solamente estaba por la labor de mi supervivencia, cada dos por tres estaba acomplejado por mis limitaciones y complejos, me quejaba constantemente y era muy raro molestándome todo, las cuales eran el producto del engaño de mi mente, la cual estaba muy acondicionada, por una serie de sucesos y desengaños que me habían sucedido.
 
Buscando algo afuera que no existía, entonces esta búsqueda vino acompañada de la frustración y del fracaso, cuando ya estaba al limite de la crisis, que esta iba acompañada de la desesperación, de ir como en una barca que es arrastrada por la corriente a la deriva, terminando en el borde de un precipicio en una cascada.
  
Pedí a Dios que me guiase hacia otro camino, el me guió hacia Swami Satyananda, 
apenas lo conocía, el estaba muy lejos de mi, pero me condujo a que aprendiese el camino del Yoga, a amar sin esperar nada a cambio, a evolucionar como ser de luz y espiritual, a ayudar a otros seres a que sean felices. El fue quien me encendió una pequeña llama en mi interior, en el centro del corazón,
la cual desde hacia tiempo atrás estaba apagada.

El me mostró el principio de un camino para que yo lo siguiese en ese camino, encontrándome con seres de luz, los cuales me ayudaron desinteresadamente. Esto me hizo entender que hasta este momento no estaba solo. Que el Señor me guiaría hacia otro Ser sobre Natural, Lleno de sabiduría, humildad y sencillez me encontré a un gran Maestro, a un gran Guru, su nombre era Swami Satyananda.
 
Tu me llamaste para que yo fuese a tu encuentro, Oí tu llamada y la acepte. Me guiaste a Mi querido Maestro Swami Thirtananda, El seria  quien me enseñaría, mediante unas técnicas, enseñándome una forma de entender la Vida, mediante la gran esencia divina del Yoga
 
A que esa llama que se había empezado a encender,  poco a poco se iluminase aun mas.Ya que tu estabas a miles de kilómetros de mi, si es cierto estas y estarás siempre en mi corazón, en mi corazón., con tu fuerza y tu poder, te percibía, Yo me postre a tus pies.
 
El Yoga me mostró el camino hacia la luz, Hizo en mi a ser mejor persona, a crecer, a respetar a todos los seres vivos, no fue fácil pero tampoco difícil solamente era trabajo, el poder cambiar y remover esas pautas erróneas, conflictivas y engañosas, sabia que al moverla saldrían muchos miedos ocultos y mucho dolor debido al sufrimiento, solamente necesitaba Fe en lo que hacia, paciencia y voluntad, en que ese gran cambio tarde o temprano iba a venir hacia mi
 
A lo largo del camino por el cual empecé hacer Yoga , hallé otra forma de vivir, de sentir y de gozar. Para encontrarme con mi Espiritualidad hacia un nuevo y profundo despertar, pudiendo percibir otros estados de conciencia más abierta y expandida, liberándome día a día  de conflictos, perturvaciones y pensamientos, totalmente nefastos para mi evolución, con trabajo y fuerza de voluntad.
 
Todos ellos los he ido descubriendo a través de los estados de éxtasis del yoga
Poco a poco he ido volviendo a mi estado natural
Poco a poco me doy cuenta de lo afortunado que soy,
que aunque no existe la perfección si que existe la verdad absoluta, a través del camino correcto, a través de la acción correcta, a través del pensamiento correcto
a través del deseo correcto, llegando a la conclusión de que podemos enfrentándonos a nuestras propias desconfianzas, miedos y inseguridades todos ellos creadas por esos estados e ideas mentales que proceden del ego y de la ignorancia
 
Gracias Swami Satyananda siempre estarás en mi corazón, allá a donde valla siempre llevare tu bonita enseñanza, que aprendí de esta experiencia tan bonita y verdadera, que pase lo que pasa nunca me volveré a encontrar solo, que siempre habrá en Nuestro camino un Ser especial, el cual nos dará la mano para poder continuar que por mucho que pensamos que esta vida sea tan dura y tan intensa, con una actitud correcta y un pensamiento positivo, no solamente podemos encontraremos la Sabiduría y la Dicha,
si no que también podemos alcanzar lo inalcanzable, tal vez hacia un nuevo y grandioso despertar, en el que todos los Seres del Planeta llamado Tierra, encuentren la Paz y el Amor 
Te amo Atman (Dios), Te amo Swami Satyananda, Te amo swami Thirmanda, Te amo yoga
Te amo Planeta, Te amo Existencia, Te amo familia, Te amo amigos Os amo a todo y a cada uno de vosotros



No hay comentarios:

Publicar un comentario