PAGINAS

sábado, 5 de marzo de 2011

HAMBRE Y DESESPERACION (4 DE MARZO 2011)

      Más de mil millones de personas en el mundo sufren de hambre. A pesar de todos los esfuerzos, esa cifra ha aumentado de manera constante durante la última década. Aceptando esto como la realidad no es una opción ya que nuestro planeta tiene la capacidad de alimentar a todos sus habitantes, siempre que sea el objetivo de algunos o que pongan los medios para este fin, se puede minimizar, si no poner fin a esta injusticia.

    Hemos rechazado con fuertes voces los genocidios pasados y presentes, y sin darnos cuenta, nos comprometemos a otra forma de genocidio, "dejar morir" de hambre a otros 30 millones de personas al año! Esta masacre es escandalosa e inhumana.

    Después de haber estado trabajando todo el día, habiendo finalizado la jornada laboral, habiendo cumplido con la sociedad para su buen funcionamiento, llegaba la hora de disponerme a recoger todo ya, para disponerme a irme a casa. Aquella misma tarde hacia mucho frió y humedad, yo apenas, ni siquiera me percataba, por que acá en la oficina hay calefacción y se esta bien caliente.

     Ya estaba saliendo iba por la calle, era ya de noche, hacia frió, encima había mucha humedad, la cara se estaba enfriando. Iba andando por la calle, pero antes tenia que ir a comprar alimentos al supermercado, para poder comer, para quitarme la sensacion de hambre y poder nutrir mi cuerpo.

     Antes de llegar a casa, un profundo sentimiento de amor y de compasión, hacia la vida, hacia un ser totalmente desesperado en buscar algo de comer por las basuras de la calle en donde yo vivo, me consterno, produciéndome un profundo sentimiento inexplicable de emoción, casi. casi se podía llamar como de ternura y de compresion hacia el.

     En aquellos momentos e instantes, percibí una conexion divina entre el y yo, yo lo observaba, una y otra vez, ignorado por personas ajenas a el, pasaban con bolsas llenas de comida del supermercado, no eran capaces de parar y preguntarle si querría algo de comer, aunque solamente fuese para saciar el apetito de aquel ser humano, haciéndole feliz durante una noche, ante tanta angustia y tanto sufrimiento, que podía percibir en su cara.

     Hay un dicho que dice las cosas que se comparten saben mejor, yo iba con mi bolsa llena de comida, recordé que lo que das, si lo haces de corazón y por amor al prójimo, sin esperar nada a cambio, te sienta mejor, te sientes bien hacia los demás creando mas armonía y amor hacia un despertar de la cosciencias.
     Me acerque a el con prudencia para no asustarlo, me puse a su lado, le ofrecí mis alimentos, le dije los quieres, ¿Tienes hambre verdad? En esos momentos, el tiempo se paro, entre el y yo, yo y el, estaba ofreciendo algo mio, desapegandome de mis alimentos, para evitar que otro ser tuviese hambre por lo menos durante aquella noche fría y húmeda, lo que cuenta es la acción y la intención llena de amor. El mirándome a los ojos y emocionado, me dio las gracias aceptándola y un le dije por favor cometelo, no lo tires me lo quito para dártelo a ti, el asentó con la cabeza diciéndole que si, aun le dije que Dios te bendiga hermano. Después cada uno se fue por su camino, yo sentí en el centro del corazón, que estaba en paz con la exitencia, aquel acto de bondad y generosidad, me estaba llenando mas que los alimentos que me pudia a ver comido.

     Esta historia me sucedió el otro día, no quiero ponerme ni medallas, ni en pedestales, ni nada de nada, solamente quiero trasmitir este mensaje, para todos los que lean este articulo, se trata de despertar sentimientos de amor y compasión, a los mas necesitados, soy humilde, sencillo y lo mas importante sincero, eso es todo, que cada cual saque sus conclusiones, pero yo si puedo hacer el bien sin mirar a quien, aunque tenga que perder, por que se dice que un perder es un ganar, todo, todo, absolutamente todo vale para ayudar y crecer como ser humano, debemos de empezar a despertar hacia una nueva conciencia, liberándonos de aquellos perjuicios y pudores, los cuales nos crean tanta esclavitud hacia nuestros deseos vanales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario