PAGINAS

martes, 8 de marzo de 2011

TOMANDO PLENA COSCIENCIA EN UN DESPERTAR EN PANILLO (ABRIL 2010)

     Mi amigo y yo habíamos decidido irnos a Panillo para cambiar de aires, disfrutando del contacto de la Naturaleza y disfrutando del entorno. En Panillo se encuentra un centro budista llamado Dag Sang Kagyú, también íbamos a conocer algo de la cultura budista Tibetana. Este centro esta situado en España, en la provincia de Huesca, en pleno prepirineo Aragonés, Ismael y yo, habíamos llamado con anterioridad para alquilar una habitación, para un par de días, Aquí empieza una de las historia que os voy a contar: 


    Eran las 6:00 de la mañana, era la primera estancia que había pasado allí, después de haber dormido toda la noche en una simple cama, confortable, sencilla y humilde, con sabanas limpias, en una habitación, muy confortable, acogedora, pequeña y llena de buenas energías, nos levantamos, dando la bienvenida hacia un nuevo amanecer..Me levante yo primero, me fui al aseo para lavarme  y asearme, luego ya me vestí. Habíamos quedado a las  7:00 para levantarnos y dar la bienvenida a sol.

   
    Esa misma noche nos alojamos como en una pequeña casa, compuesta de 2 plantas, para cuatro habitaciones individuales y un baño: Nuestra habitación, estaba situada, en una primera planta. Una vez que ya me vestí, me acerque a observar por la ventana, aun era casi de noche, la única luz que se podía observar era la del templo, que estaba situada en una torre, como si fuese un piloto, igualmente pasaba con la de la estupa (Capilla Budista).


    Poco a poco, casi sin darme cuenta,se podía percibir, que estaba a punto de amanecer. La bienvenida del sol, hacia aparecer con sus primeros rayos, allá en el horizonte, como si se tratase de un sueño, del cual regresamos, el nos ilumina otra vez el camino de regreso a la vida. Momentos antes de ir a pasear, baje a contemplar, el espectáculo que se estaba produciendo en aquel valle, instantes antes de que el sol saliese, me dispuse a tomar plena conciencia, en todas las sensaciones y cada unas de las percepciones, que me iban a surgir durante esos momentos, los cuales eran un regalo de la Madre naturaleza, pudiendo también tomar plena conciencia en el presente.
  Antes de comenzar el trayecto a pie, esperamos a que se aclarase un poco el día, se podía ir perfectamente por un sendero, por el que habían creado año tras año, los que iban al encuentro de buda, en el cual había dibujado un estrecho camino, que iba desde el albergue hasta el el templo.
 
   El albergue esta en plena montaña, rodeado de un hermoso valle, se podían percibir las primeros rayos del sol, estaba contemplando la primera puesta en escena, se podían percibir las primeras escarchas, la humedad en en el entorno y con el daba paso al roció de la mañana. El inmenso valle, estaba rodeado de niebla, estaba totalmente cubierto, el bosque que había abajo, era como si fuese una enorme colchoneta de humo,  en la que lo único que permitía verse eran los picos mas elevados de las montañas mas altas, el templo al estar en lo mas alto también se podía contemplar a lo lejos desde donde yo estaba, debido a que nosotros nos encontrábamos también en lo mas alto.


      El silencio era innato, a mi alrededor, en aquel entorno lleno de paz, de sosiego y tranquilidad, si se oía, era algún insecto, algún pájaro, también cuando iba pisando por tierra, debido al sonido del pie, por el tropiezo de alguna piedra o incluso el chasquido de alguna rama pequeña que había en el entorno. antes de comenzar el trayecto, decidí recitar unas pequeñas oraciones y mantras, para pedir por todos los seres del universo, para agradecer la llegada del nuevo día y sobre todo ofrecer una pequeña ofrenda, para que todo lo que me aportarse aquellas sensaciones tan placenteras, la pudiese compartir con otros seres, de alguna forma o manera, para que editándoles todo sufrimiento y dolor inútil, que sin darnos cuenta vamos creando a lo largo de la Existencia o incluso en otras vidas, se han coscientes de que la vida es maravillosa, que tan solo hay que cambiar la aptitud hacia ella.

    Habíamos venido unos cuantos de afuera, pero también conté los que viven allá durante mucho tiempo, los residentes, los que se encargan de mantener aquello limpio, bien cuidado y están estudiando para aprender acerca de Buda, del Budismo y del Dharma (enseñanzas sagradas). Momentos antes de dirigirnos al templo, nos encontramos a un grupo, el cual ya habíamos conocido el día anterior, a la llegada de Panillo. Así que decidimos irnos todos juntos por el camino hasta el templo.


    Por el camino yo y todos los que nos habíamos juntados, alrededor de unas 8 personas, mas o menos, fuimos por ese sendero camino al templo. Aunque era muy temprano, se podían percibir muy buenas sensaciones y percepciones, como ya os he contado con anterioridad, el espectáculo que nos estaba ofreciendo la madre naturaleza era digno de ver, escuchar, sentir, gozar, oler y amar, hubo un instante que cuando ya vi asomar al sol, les invite otra vez , a mis amigos a recitar un mantra, para invocar, evocar y convocar al Sol, aunque ya lo había echo con anterioridad, en grupo siempre es mejor.


        Apenas  quedaban ya unos cuantos metros para llegar al templo, cuando a lo lejos vimos, a un hombre, con un dong tibetano, anunciando que iba a comenzar la practica de meditacion, yo casi casi, no podía contener las lágrimas por tanta felicidad, en breve allí estaría por unos instantes en la postura de meditacion frente al buda, dirijial a practica por un lama tibetano, era todo un lujo, el saber que iba a ser muy beneficioso para mi.

        A las puertas del templo, nos quitamos los zapatos, para entrar descalzo, como símbolo de respeto y de pureza hacia el buda y al templo. El templo era grande, las buenas energías se hacia notar en aquel lugar, había todo tipo de símbolos budistas, estaba la Diosa Tara, alguna que otro buda, en sus diferentes significados, tenia un amplio colorido, colgantes que simbolizaban, la rueda de la vida y un sin fin de objetos, que yo apenas puedo contar, debido a que yo no soy Budista, solamente soy un ser de paz y amor, pero me gusta el budismo, amo, respeto y creo, que todos los caminos y formas que me llevan a conectar con la energía suprema del universo. También me gusta aprender de otras culturas, entre otras cosas es bueno el adquirír y conocer otros tipos de cultura, el saber es crecer la ignorancia es destrucción.

 
 
     Ya estaba a punto la practica de meditacion budista, el olor a incienso y el silencio se hacían mas que notar entre nosotros los que íbamos a recibir las divinas bendiciones y el lama, que estaba a punto de romper el silencio entonando los diferentes cánticos y mantras tibetanos. 

     El lama estaba en silencio y concentrado, era muy pequeño, y delgado, vestía los habitos de monje, rojo y amarillo, la cabeza la tenia completamente rapada, si en efecto, era como los que se ven en las películas o en los documentales, yo podía percibir cuando lo miraba,percibía mucho respeto, mucha paz y mucho amor hacia el, por que yo lo conocía a ese lama en persona, por causas y circunstancias, a través de una compañera de trabajo, que es budista, se encarga de un centro y cuando le necesitan para dar algún curso o conferencia, se lo traen a su casa para que duerma y coma con ellos.

     Permitirme un breve inciso y anécdota que me ocurrió cuando lo fui a visitar a casa de mi amiga, cuando estuve en frente de el, le enseñe un mala tibetano que llevaba siempre conmigo como protección, pero estaba sin bendecir, entonces cuando se lo enseñe, lo tomo para verlo mejor, a lo que yo me estaba dando cuenta, el empezó a bendecir, entonces en esos momentos las lágrimas me empezaron a saltar de los ojos, como siempre digo las cosas ocurren por unas serie de causas y no de casualidades, es una palabra a un desconocida para nosotros, pues algunos solamente se mueven por el plano físico, eso no les da un campo de visión mas amplio a lo largo de su existencia, creyendo que solamente hay una única realidad, cuando hay bastantes para elegir.

     Ya empezó la practica, ahí estaba yo, un sueño echo realidad, con un único fin, el de plantar una semilla en mi interior con un único fin, el llevar luz y esperanza allá en donde hubiese sufrimiento y dolor, ningún ser se merece eso, así pues empezó poco a poco, como a entrar en un estado de meditacion muy profundo, por un instante pude como percibir otros estados de conciencia en los cuales me fusionaba con todo aquello, sentía como las lágrimas salían de mis ojos y el corazón poco a poco iba creciendo la sensacion de éxtasis. Parecía como yo, el lama y todos los que habíamos asistido a esa practica fuésemos todos uno, con la naturaleza de aquel lugar tan bonito y hermoso, es muy difícil de explicar a veces, los estados meditativos, solamente son sensaciones placenteras que hacen que la mente se relaje y el pensamiento se calle, por unos instantes, haciendo crecer cada vez la cosciencia..


    A la salida de la ceremonia El sol ya había salido, con todo su esplendor nos daba la bienvenida, después de haber estado en la ceremonia, habiendo callado a la mente, totalmente relajado y emplena naturaleza, era cosciente y sensible  a todo lo bello que me rodeaba y a su belleza que me colmaba de paz y sosiego interior. Volvimos otra vez a tomar el camino por donde habíamos venido, aquel camino le puse un nombre "El camino de la felicidad"

     A lo largo de ese camino, habíamos pasado para a la venida al templo, solo que como era de noche, no podíamos ver algunas, tales como, flores a los lados, como si hubiesen salido de la nada, mariposas revoloteando ante ellas, para alimentarse con su néctar, pajaros cantando dulces melodías y también pude escuchar un hermoso pajaro llamado cucú, que hacia mucho tiempo que no había escuchado uno, todo era armonía todo era paz, la natureleza es lo mas bonito que hay en esta vida, a veces perdemos el tiempo y nos alejamos de ella, eso no es bueno, por que pertenecemos a ella, al igual que la naturelaza viene de la vida, la vida es naturelza. Así pues con este escrito lo que pretendo es que seamos coscientes de que sin naturaleza no hay vida. La actitud y el agradecimiento hacia la madre naturaleza es un gesto que honra y nos digifica como seres naturales...


    Aprendamos a disfrutar de cada momento de la vida, sintamos toda la grandeza de la creación, vivamos en el presente y amemos a todos y cada uno de los seres que moran este bello planeta, solamente así seremos felices y aprenderemos a darnos cuenta de que todo esto lo creo Dios, el es lo mas grande que existe en esta existencia


No hay comentarios:

Publicar un comentario