PAGINAS

miércoles, 27 de abril de 2011

¿QUE ES EL TIEMPO? ¿QUE ES LA REALIDAD DE LA VIDA?

   Ayer lo hablaba con un buen amigo, muchas veces la realidad la percibimos como algo irreal, incuso distorsionada, ¿Acaso yo ahora como se que estoy escribiendo y no durmiendo, creyendo que estoy escribiendo? Eso se que es muy complicado de explicar, pero he hecho precisamente esta pregunta a modo de reflexion, para que poco a poco os vayáis introduciendo en este articulo, para de que de forma alguna os haga mas que pensar, todas esas ilusiones, deseos, pensamientos, sin olvidarnos de ese ego que no nos deja ver muchas veces mas allá de la realidad, que estamos expuestas toda una vida, por nuestra falta de información e ignorancia


  ¿Y el tiempo? Creemos que controlamos el tiempo, pero es todo lo contrario, el nos domina a nosotros. La vida pasa muy rápido, vivimos mas en el pasado, proyectamos ilusiones y deseos hacia un futuro incierto, que en la mayoría están acondicionados por la mente, alimentados por nuestras falsa expectativas, olvidandonos por completo de lo que verdaderamente importa el presente. Creemos que vamos a llegar a viejos. ¿Y si no llegamos? La vida es incierta y el tiempo también lo es, hoy estamos bien y mañana mal o al revés, pero mientras tanto ese espacio que hemos perdido, también es tiempo de muerte, por que conforme va pasando los segundos, los minutos, los días y los años, ese tiempo pasado ya no volverán, apareciendo la añoranza de aquellos años pasados, proyectados por un mente, muy acondicionada, queremos esto y lo otro, perdemos tiempo en conseguirlo, pero después pensamos podríamos haber invertido en otra cosa mas creativa y constructiva. 

    El tiempo para muchos de nosotros esta muy acondicionado con el día a día, acompañado de muchos miedos, dolor y sufrimiento. ¿Y el silencio? ¿La soledad? Son dos palabras muy importantes, que desgraciadamente, hay muchos seres que en verdad o las desconocen o sienten miedo, de estar consigo mismos. Para ser felices no hace faltan muchas cosas, solamente hace falta en silencio uno consigo mismo, tan solamente dedicarnos unas horas a lo largo del día para nosotros mismos, con el tiempo adoptaremos y aprenderemos que a través de ese silencio podemos estar con nosotros mismos, disfrutando también de unos instante de soledad, pensad que a este mundo venimos solos y nos vamos de el solos. 

     Este escrito me gusto mucho que encontré, pues hace referencia a lo que es la realidad y el tiempo, he aprovechado también para ir desarrollándolo bajo mi punto de vista.
 
      "Los placeres de este mundo son tan ilusorios como el solaz de un loco que saborea las frutas reflejadas en un espejo. Las esperanzas del hombre son constantemente destrozadas por el tiempo. El tiempo crea los números universos, después de un corto paréntesis, los destruye sin dejar huella. Solo deja entrever un pequeño destello en si mismo, en su parcial manifestacion de los meses y de los años, pero su naturaleza esencial permanece oculta detrás de esas ficticias determinaciones. Nada ni nadie, puede resistir su paso.

   
    No puede ser comprendido por mucho que se le analice y se divida en fragmentos mas pequeños permanece siempre inalterable. Como un muchacho se entretiene jugando con una pelota, el tiempo juega con el sol y la luna para distraerse. Es el destructor del universo (Rudra), el creador del mundo (Brahma), el rey del cielo (Indra), el señor de las riquezas (Kubera) y el vació de la disolución cósmica (Pralaya), que crea y se destruye sin cesar el universo una vez tras otra. Este tiempo descomunal y soberbio esta establecido en Brahaman como las grandes montañas se levantan y se apoyan sobre la superficie de la tierra.

     Después de crear infinitos universos, no siente ningún cansancio, ni se deleita con ello, no surge de ninguna parte ni esta en ningún lugar, ni va ningún sitio determinado. Contempla a todos los objetos que maduran por el calor del sol y cuando nota que están maduros, se los engulle sin compasión. Cada época parece engañarse con preciosas joyas y hermosos seres para deleitar el tiempo, pero el los aniquila a todos solo por placer.

     No hay nada en este mundo, alto, bajo, grande o pequeño, que no sea víctima del tiempo, cuando lo ha destruido todo, el aun sigue ahí, inconmovible. Después de la disolución cósmica, queda como dormido o fatigado, conservando una futura creación oculta en su interior, la gente se refiere a el como si fuese el Dios de la muerte (Yama o Kala).


     Todavía hay un nuevas pactó de este tiempo el cual se conoce como Kritanta o el mproducto de la acción, consecuencia o resultado inevitable. Kitanta es tambien como un bailarin que tiene por esposa al destino, ya que ambos conceden a todos los seres el necesario disfrute de sus acciones. Mientras existe el universo no descansan, ni pierden el entusiasmo, pero en su terrorífica danza no descuidan por un momento su vigilancia.


     A causa de este Kitanta, todas las cosas de este mundo, están sujetas a un continuo cambio y nada permanente hay en el que merezca la pena. Los numerosos siglos pasados solo son momentos en el tiempo. En esencia no hay diferencia alguna entre un instante y cualquier otro periodo de tiempo, solo son medidas de un tiempo único que nadie se puede apoderar. Desde el punto de vista divino, un siglo no es mas que un instante.

      Todo lo que parece permanente o transitorio en este mundo es como un sueño. Lo que hoy es cráter mañana sera una montaña, lo que hoy es un espeso bosque pronto se transformara en una gran ciudad y lo que es suelo fertil, pronto se convertirá en un árido desierto. Lo mismo ocurre con nuestro cuerpo, nuestra forma de vida y también con el destino. 

       Este ciclo de la vida y de la muerte, es como una seductora bailarina, cuya falda esta tejida con seres vivos, cuyos graciles movimientos consisten en enviar a esos seres al cielo, hundirlos en el infierno o devolverlos a la tierra. Los actos mas grandiosos, incluso los grandes ritos religiosos que el pueblo realizaba con fervor, pronto pasan a ser un solo recuerdo. Los objetos de este mundo, solo nos resultan gratos, hasta que se rompen, recordándonos su inevitable destrucción, ya que el universo siempre esta creando continuadamente nuevos objetos y destruyéndolos a continuación, como si se tratase de un pasatiempo irrevocable.

      
    La percepción de tiempo y de la ilusioriedad de este mundo, ha destruido todas las tendencias de mi mente, en consecuencia ningún deseo de placer sensible surge del corazón, como no surge ningún espejismo en la superficie del agua. Este mundo y sus placeres, me resultan amargos e incompresibles. No me complace andar por los jardines del deseo, no me seduce la compañía de aquellos seres que no me aporten nada positivo  y no valoro en modo alguno la adquisición de riquezas, solo lo único que deseo es estar en paz conmigo mismo.


    


    

No hay comentarios:

Publicar un comentario