PAGINAS

jueves, 19 de mayo de 2011

LA CONDENA DE LA OPULENCIA Y LA NATURALEZA ILUSITORIA DE LA VIDA

    ¿Que es lo que la gente entiende por felicidad? ¿Como puede conseguirse en este mundo a base de objetos que están en continuo cambio y degeneracion? Todos y cada uno de los seres de este mundo, mueren para nacer y nacen para morir, por que en una vida no se aprende a vivir. Esta vida es como una obra de teatro, mucho de estos seres, que aparecen en este escenario, llamado existencia, son influenciados por su limitaciones y sus pensamientos,  procedentes de su forma de pensar, acomplejados por sus perjuicios, su ego y su vanidad, que estas repercuten en sus relaciones con los demás, también con ellos mismos, muchas veces proyectan cosas suyas sobre otros seres y cuando no cumplen las expectativas aparece la frutracion.


     Todas las cosas de este mundo, tal y como las vemos, ante nosotros, solamente dependen de nuestras construcciones mentales, que cuando las examinamos con nuestra propia atención, la propia mente parece irreal y huye de nuestro pretendido conocimiento, pero sin embargo seguimos echizados por ella y influenciados por sus vastos deseos, sin atender a razones, ni argumentos, de que solamente seremos felices cuando aprendamos a calmar a nuestra propia mente.




     No nos damos cuenta, pero muchos de nosotros no somos esclavos vendidos a un amo, si es cierto que vivimos una vida de esclavitud, sin conocer cual puede ser la verdad, diambulamos de aquí para allá, sin un rumbo fijo, ¿Que es este mundo? ¿Que es lo que nace, crece y muere? ¿Como podemos poner fin al sufrimiento humano?

 

     Absurda es la opulencia, que engaña al codicioso, es tan inestable y fugaz, dando origen a interminables desvelos, provocando un ansia de mayores e insaciables riquezas y preocupaciones interminables, por tener miedo a perderlo todo. No tiene relaciones con el resto de las demás personas, por que se creen superiores, Estas riquezas pueden estar en manos del bondadoso como del mas arrogante malvado. Por regla general las personas son buenas, amable y compasiva, hasta cuando su corazón se endurece con la codicia, ya que la riqueza contamina el corazón del sabio, del héroe, del mas sensible y delicado de los hombres, Riqueza y felicidad, no van nunca en la misma relación,  raro es el ser que no es criticado o envidiado, por sus riquezas, que es menospreciado por otros seres, alterando su ecuanimidad.


    "La opulencia es la noche que cierra la flor de loto, la luz lunar que favorece al sufrimiento y a la angustia, la ráfaga del viento que apaga a una lampara que tiembla en la oscuridad, la inundación que impulsa ala ola de la enemistad, el agitado viento que extiende la nube de la confusión y el agente desencadenante de la enfermedad, la depresión y la angustia.


     Es la serpiente de los malos pensamientos, que aumenta el miedo del que vive angustiado,  el hielo que seca la delicada planta del desapego, el suave terciopelo de la noche para el búho de los malos deseos,  el eclipse de la luna de la sabiduría, la aparición de las riquezas, pervierte el corazón sin excepción alguna la naturaleza bondadosa de los hombres, se podría decir que la opulencia busca con afán al que ya a sido elegido por la muerte".                                                          



    Sabio Vasishtha


    Lo mismo ocurre con la vida, la existencia solamente puede ser gratificante, para los que gozan de autoconocimiento o del conocimiento del yo superior, abrazar el viento, romper el espacio o intentar insertar olas en una guirnalda, es mas sensato, que confiar ingenuamente en esta vida. Procurando en vano alargar su duración, los seres solamente consiguen aumentar sus sufrimientos y prolongar su dolor. Solo vive realmente el que consigue y se esfuerza por conquistar el autoconocimiento, que es lo verdaderamente importante y valioso, que podemos conquistar en esta vida y lo que pone fin al cruel ciclo de las reencarnaciones. El hombre que renuncia a esto vive una existencia peor que la de los asnos. El conocimiento de la sabiduría divina, en negado por los que tienen y están llenos de deseos vanales, el que vive agitado y descontento, puede llegar a sufrir el peso de su propia mente, para el que carece de sabiduría y de autoconocimiento, la vida es ya de por si una carga insoportable.


      "Los dientes del tiempo, roen sin descanso la cuerda de la existencia, la termita de la enfermedad destruye a los seres vivos, por muy sanos que estos parezcan, la muerte esta acechando siempre a la vida, como el gato esta atento a los movimientos del ratón, para saltar sobre el y desplazarlo"



       Sabio Vasishtha







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario