PAGINAS

viernes, 8 de julio de 2011

HISTORIA DEL SABIO BHRIGU Y SU HIJO SHUKRA (DISCURSO DE KALA) 2º PARTE

    Con voz tranquila y sin ninguna alteración, el tiempo se dirigió a Brihu: ¿Como es que un hombre tan sabio como tu se comporta de un modo tan incorrecto y agresivo?. Los sabios no se molestan cuando son ofendidos, pero sin embargo, tu has perdido el control de tu mente, cuando nadie te ha ofendido personalmente. Te saludo por que eres una persona amable por naturaleza  y admiro a los hombres que tienen un comportamiento correcto, aunque en este caso no te merecías estas palabras.

    ¡No derroches tus méritos en inútiles maldiciones contra mi! Debes de saber que yo no puedo ser afectado ni siquiera por el fuego de la disolución cósmica. ¡Que ingenuo eres si pretendes mal decirme con una simple maldición!

     Yo soy el tiempo Kala y mi única misión es destruir a todos los seres, incluso a los Dioses que presiden el universo. Soy el gran consumidor y tu eres mi alimento, así esta ordenado por naturaleza. Esta relación no se basa en atracciones ni en repulsiones mutuas. El fuego lanza su llama hacia arriba, por su propia naturaleza, del mismo modo que el alimento busca a su consumidor y los objetos creados buscan su propio fin. Esto es lo que ha sido por el señor Dios Shiva, el ser que habita como ser en todos nosotros. En la visión pura, no hay gente ni experienciador: pero en una visión impura que ve la division, parece existir tal diferencia entre el sujeto y el objeto.

      Tu eres un conocedor de la verdad, le dijo el tiempo al sabio, sabes que en este mundo no hay agentes, ni seres inactivos. Las criaturas aparecen y desaparecen, como las flores del bosque, su creación no es mas que una conjetura, que se atribuye al tiempo. Yo Kala tanto puedo ser real como irreal, por que cuando se agita la superficie de un lago, el reflejo de la luna parece agitarse sobre ella y eso puede considerarse verdadero desde un punto de vista y falso desde otro, como ocurre conmigo.

      No des rienda suelta a tu cólera, querido sabio, pues es con toda seguridad un camino desastroso, por que lo que tiene que ser sera, nadie puede impedirlo, comprende esta gran verdad, nunca actues por vanidad, ni por deseos egoístas, estamos naturalmente inclinados, a cumplir nuestras funciones naturales, esa es la naturaleza de los sabios. Los sabios hacen lo que tiene que hacer, permaneciendo sin ego, ni egoísmo, como si viviesen siempre en un sueño profundo. ¡Jamas deben violar esta ley!.

     Sabes también que todos tenemos dos cuerpos, uno físico y otro mental, el cuerpo físico es insintente y busca su propia destrucción, la mente también es finita, pero esta sujeta a un orden diferente. En este momento tienes la mente perturbada por el dolor y la cólera. La mente hace bailar al cuerpo al son que prefiere, produciendo en el diferentes cambios, como si fuese un niño que juega con un puñado de barro. Solo las acciones de la mente pueden considerarse acciones, sus pensamientos causan la esclavitud y su purifcacion se considera la liberación. 

    Es la mente la que crea el cuerpo y todos sus miembros, tanto en los seres conscientes como en los insconcientes. toda esta diversidad sin fin, no es otra cosa que mente, a la mente se le conoce con el nombre de budhi, en su función como determinación y como ahamkâra en su función de identificacion, el cuerpo físico es solamente es materia física, pero la mente lo considera de su propiedad. Pero sin embargo cuando la mente se vuelve hacia verdad, abandona la identificacion con el cuerpo y alcanza a ser supremo llamado Atman.

     Mientras estabas sentado en la orilla del rió meditando, tu hijo se marcho lejos de aquí empujado por sus propias fantasias. Dejo aquí su cuerpo y subió a los cielos a disfrutar de las ninfas celestiales, cuando consumió sus méritos en tales placeres, volvió a la tierra como fruta madura, acompañado de su ninfa. Tuvo que abandonar su cuerpo celeste en el cielo, cayendo a la tierra para nacer con otro cuerpo físico, sufrió diversas reencarnaciones y fue sucesivamente el hijo de Brahmana, un rey, un pescador, un cisne, de nuevo un rey, un gran yogui con poderes psiquicos, un semi dios celeste...En este momento se encuentra haciendo severas penitencias, en la ribera del rió Samanga, en el mismo lugar en el que te encuentras tu haciendo meditacion.

      Ciertamente consternado y un poco avergonzado por las palabras de Kala, el sabio Bhrigu, ascendió al estado de sabiduría divina para conocer la vida de su hijo, en un instante vio en su propia mente la historia completa sobre las diferentes reencarnaciones de su hijo, muy sorprendido por lo que estaba viendo volvió a su propio cuerpo, completamente superado el apego a su propio hijo, Bhriju dijo a Kala:


        Señor tu conoces perfectamente el pasado el presente y el futuro, mientras que nosotros tenemos un conocimiento muy limitado de la realidad. Este mundo ilusitorio que parece real a pesar de ser irreal, confunde a los hombres mas sabios, solo tu conoces la verdadera forma de los fantasmas creados por la propia mente.

        Mi hijo no ha muerto, sin embargo al ver aquel cuerpo tan degradado y tan horrible, caí en una gran agitacion de animo. Pensé que mi hijo había sido apartado de mi antes de que le llagara su hora. Señor aunque como conocedores de la verdad, comprendemos el curso de los acontecimientos terrenales, seguimos afectados por la pena y la alegría, sintiéndonos a veces felices y otras desgraciados.

      La cólera impulsa al hombre a hacer lo que no debe, pero la paciencia le ayuda a pensar lo que debido. Mientras exista la ilusión objetiva, existe la distinción entre las acciones buenas o acciones malas, es inútil que nos aflijamos por una función natural, que produce la muerte aparente de los seres vivos.

       Por tu gracia he visto a mi hijo de nuevo, comprendo que el cuerpo es solo mente y que es esta mente la que le produce la percepción objetiva del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario