PAGINAS

lunes, 11 de julio de 2011

HISTORIA DEL SABIO BHRIGU Y SU HIJO SHUKRA (EL PODER DE LA MENTE) 3º PARTE

     El tiempo le respondió:
   
     "Ahora has hablado bien, honrado sabio; verdaderamente el cuerpo solamente es mente, como cuando el alfarero crea sus valijas, la mente crea el cuerpo, con su mero pensamiento. Luego crea nuevos cuerpos, llevando a la destrucción a los que existen y todo esto lo hace con su mera voluntad. De esta modo la mente produce la ilusión de un cuerpo en ella misma, pero el hombre ignorante, dotado solamente de una visión física y grosera, ve como algo diferente e independiente de la mente".

    Los tres mundos de la vigilia, el sueño onírico y el sueño profundo, no son otra cosa mas que la expresión de las facultades de la mente, que no se pueden considerar ni real, ni irreal. La mente, condicionada por la percepción de la diversidad objetiva, 

    
    La mente misma se ve involucrada en esta ilusión objetiva manteniendo incontables ideas sobre ella misma como ser feliz y desgraciado, estar sano o enfermo, estar loco o cuerdo. Cuando se comprende que todo esto solamente es una falsa creación de la mente, la paz suprema brota en nuestra conciencia, es en este mismo instante piensa "Yo soy el que soy" (Esta frase es muy repetida por el Bhagavan Maharshi, defim¡niendo la mejor afirmacion sobre el Atman o ese Dios tan infinitamente poderoso que existe en nuestro interior)


   La mente es como un vasto océano, esta llena de incontables criaturas, en cuya superficie suben y bajan olas de diferentes tamaño. La pequeña ola piensa que es pequeña y la grande piensa que es grande. La que es deshecha por el viento, piensa que ha sido destruida, una es caliente y otra que es fría, pero todas las olas no son mas que agua del océano, lo cierto es que no hay ninguna ola, solo existe el océano, pero también es cierto que hay olas, aunque no son algo independiente del océano.


    Del mismo modo, lo único que existe es el absoluto Brahman, puesto que es omnipotente, la expresión natural de su poder infinito se mantiene con la infinita diversidad del universo. La diversidad no tiene existencia real, excepto en nuestra propia imaginacion. Establecido en la verdad, debes pensar: "Todo esto es el Brahman absoluto" ¡Arroja fuera de ti el resto de las ideas, no sirven para nada! Como las olas no son diferentes del océano, las cosas no son distintas del Brahmán. Del mismo modo que el gran árbol, permanece potencialmente oculto en la semilla, el universo entero existe para siempre en Brahmán. Como el multicolor arco iris solo es producido por la luz del sol, toda esta diversidad objetiva solo se en Brahmán y por Brahmán, es decir, por la conciencia y en la conciencia, Por que el ser es lo que quiere creer, para el señor no hay esclavitud, ni liberación, lo único que se ve es el ser infinito, pero lo eterno queda velado por lo transitorio y esta es la gran limitacion que tiene todo ser humano, llamada maya, es la causa de no ver mas allá del pensamiento y la conciencia.

     En el momento en  que una mente una mente se manifiesta en la conciencia infinita, surje la noción de la diversidad y comienzan a existir los objetos, a causa de ello, en el universo parecen que existen diferentes deidades e innumerables especies creadas, unas de larga vida, otras efimeras, otras pequeñas o grandes, unas felices y otras desgraciadas. Pero todos estos seres vivos solo son ideas de la conciencia infinita, ya que unos se creen ignorantes, estando esclavizados y otros se creen libres de la ignorancia y son liberados. 

    Los dioses, los demonios y los seres vivos, no son tan diferentes de este océano cósmico de conciencia que se conoce como Brahmán ¡Esa es la gran verdad, todo lo demás es falso!. Esos seres alimentan la falsa idea de que seamos tan limitados, asumiendo este tipo de pensamientos tan impuros, nos hunden en la desesperacion. Aunque residen el la conciencia cósmica, mientras se creen brahmán, todos ellos permanecen sujetos al engaño. Suponen una gran impureza por ellos mismos, que repercuten en nosotros, esa es la semilla de sus acciones, causas y consecuencias, felicidad o desgracia, ignorancia o iluminacion.


     Algunos de estos seres son puros como Vihnu y Shiva, otros están ligeramente manchados como los que se creen dioses y hombres, otros viven en una pesada ilusión como los arboles y las plantas, otros están ciegos por la ignorancia como los gusanos, otros merodean lejos de la sabiduría, mientras que unos pocos han alcanzado la sabiduría, como Brahmán, Vhisnu y Shiva.


      Aunque todo este universo es movido por la rueda de la ilusión, cuando uno camina hacia la sabiduría, se redime al instante, ni los que están firmemente arraigados en la ilusión como los arboles, ni los que han destruido completamente su ilusión como os iluminados, necesitan practicar las enseñanzas sagradas y aprender a poner en practica las escrituras, por que estas han sido escritas por los santos e iluminados, para dirigir a los que han despertado del sueño de la ignorancia, es decir, de esa torpeza natural a la que estaban sometidos día a día, pero aun les falta llegar al final del camino y para no perderse en el necesitan estas escrituras como guias.


    Solo la mente experimenta dolor y placer en este mundo, no el cuerpo material, que no es mas que el fruto de la fantasía de la mente, por que el cuerpo físico no existe con independencia de la mente. "Tu hijo experimento solo lo que deseaba su mente" Yo no soy responsable de ello, dijo el tiempo. Todos los seres de este mundo realizan sus acciones que existen en el deposito de sus propias Vâsanâs (ignorancia), ningún ser sobre humano, ni siquiera ningún dios, es el causante de su dolor, ni tan siquiera de su alegría, nadie es responsable, los responsables somos cada ser vivo.


     El Tiempo siguió diciendo: " Ven vamos a ver donde esta su hijo haciendo penitencia, después de disfrutar transitoriamente de los placeres celestiales"  El Tiempo (Kala) cogió a  Bhrigu y se lo llevo lejos de allí... Llegaron al monte Mandara, descendieron de aquellas alturas, pudiendo ver así, hermosos bosques habitados por Siddhas Iluminados y perfectos (Representa la imagen mas cabal de lo que desea ser un yogui, sus ideas son la igualdad, la libertad, el respeto y la fraternidad), que vivían en medio de rebaños de poderosos elefantes, también vieron a los sabios que eran cubiertos de flores por las ninfas celestiales y a los monjes budistas que caminaban por el bosque sin hacer el menor ruido. Después descendieron alas llanuras salpicadas de pueblos y ciudades, pronto llegaban a la ribera del rió Samanga.


     Bhrigu vio a su propio hijo con otro cuerpo y una personalidad distinta, a la que había tenido anteriormente, mostraba una aptitud tranquila, aunque est6aba meditando profundamente en el destino de los seres vivos, su mente permanecida fija en el ser. El radiante joven parecía haber alcanzado una total tranquilidad en su mente, el juego de los pensamientos y sus contrarios, parecía haber cesado por completo en su interior. 

     En estos momentos era totalmente puro, como si se tratase un cristal, que no tiene ningún interés en reflejar lo que hay alrededor, aunque de echo lo refleja de un  modo natural y perfecto. En su mente no existía ningún pensamiento de querer conseguir un objeto o huir de otro.


      El tiempo señalo al luminoso muchacho y dijo a Bhrigu: "Ahí tienes a tu hijo". Luego señalo a Shukra, le dijo que se levantara, abrió los ojos. Entonces al ver a dos seres tan radiantes que era su Padre (el sabio) y Kala (el tiempo), les saludo con mucho respeto y luego les invito a que se sentaran con el en la gran roca, con unas palabras muy dulces les dijo: "¡Oh seres divinos soy muy dichoso al poderos contemplaros!. Por vuestra simple presencia, ha desaparecido la ilusión de mi mente, que no había conseguido vencer ni con la ayuda de las escrituras, ni con las penitencias, ni con la sabiduría, ni con el conocimiento. Ni una lluvia de néctar es tan dichosa como la visión de los santos, ya que la tierra se santifica solamente con vuestras pisadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario