PAGINAS

domingo, 30 de octubre de 2011

LAS DIFERENTES FORMAS DE LA MENTE

     Estamos ya en octubre, después de haber dejado la estación de primavera-verano, en los que dejamos atrás la luz del día, que estuvo mas presente, desde horas antes del amanecer hasta eterno atardecer, gracias al acercamiento de sol, el cual ha sido el creador de este fenómeno, haciendo que suceda este acontecimiento repetidamente a lo largo de los siglos, el es que propicia los días mas largos o mas cortos, dependiendo de la estación en la que nos encontremos, bien sea otoño-invierno o primavera-verano.

      ¿Somos agradecidos con el? A este gran astro llamado sol, el cual nos ha estado dando su luz, en su máximo esplendor, sin pedirnos nada a cambio, con su enorme generosidad y esplendor. Ahora que los días empiezan a ser mas cortos, es el momento de estar con nosotros, es como si pasásemos a otro ciclo, Es momento de aprovechar estos instantes, para encontrar la luz que todos llevamos dentro de nosotros mismos, en nuestro mundo interior, en nuestro ser, ya que esta epoca es muy propicia para ello.

     Ahora como todos vosotros sabéis, llega la merecida estación del otoño-invierno, es otro tipo de época totalmente diferente a los días de verano, ya que debido a mas luz, mas vitalidad, a menos luz mas relax, es por ello por lo que se puede decir, que esta época, es mas  para estar de cara hacia nuestro interior. 

    También es cierto que para los mas escépticos, viene la temporada triste, fría, depresiva y aburrida, pero no por ello o por los demás los que no comprenden, debemos de rechazar esta estación, por que si hay algo que he aprendido con el paso de los años, es a estar contento y agradecido con lo que nos da la vida, a eso se le llama la aptitud del contento interior o en pocas palabras el sentirse vivo y agradecido con lo que nos rodea.

        Aunque somos muchos los que la agradecemos, una gran verdad es para los que realmente, vivimos en el día a día, a lo que definimos como el presente, es una época de calma, quietud y serenidad, sin olvidarnos de esa felicidad interior, de esa gratitud por tanta dicha, tanta felicidad y lo mas importante por tanto amor, a Dios, al universo, a la existencia y especialmente a cada uno de nosotros por estar en el aquí y en ahora.

     Es por lo que buena parte de esta época, de un modo o otro, a lo largo del día, es importante tener momentos para nosotros mismos, eso si, sin dejar de lado la familia y los amigos, pero si buscar un tiempo para la buena practica de la meditacion, para volvernos a encontrar con nuestra verdadera esencia, para calmar o apaciguar la mente, para despertar a otros estados de conciencia, para realizarnos como seres espirituales, también para ser felices, para agradecer de que estamos vivos, de que respiramos, de lo que la vida nos ofrece, de como somos o estamos, por que si nosotros somos felices, los de alrededor nuestro también lo son, contribuyendo en gran medida a que cambien su aptitud y modo en su percepción y mirada, en que perciben la la vida.


    Son muchas las tensiones, el sufrimiento, el dolor, las construcciones mentales, los apegos, los condicionamientos, incluido las enfermedades a las que la inmensa mayoría de los seres humanos estamos expuestos desde que nacemos hasta que morimos, incluso estamos condenados a si no cesamos la actividad mental puede llegar a durar toda una vida. ¿Por que sucede todo esto? Desde el momento de nacer y hasta la edad, que mas o menos tenemos conciencia, sentido del tiempo, de la orientación y del entorno el cual este nos rodea, estamos condicionados, a merced de las experiencias, las emociones, los pensamientos y los recuerdos, todos y cada uno de ellos generados por la mente, por los pensamientos que son como fantasmas, que van y vienen sin cesar,  por lo peor de todo los traumas del pasado, que aparecen y desaparecen, como por arte de magia, una y otra vez, somos exclavos de ellos y nos condiciona nuestra existencia, en gran medida por que no los hemos aceptado o por que los hemos rechazado.

    La mente puede cambiar de dos maneras, conservando la forma, es decir, creyendo que somos ella, identificandonos con ella o modificandola totalmente a través de la meditacion, por que es ahí en donde vamos hacer que se genere un cambio, en nuestro interior. La natureleza y la propia existencia de la mente, cuando nos identificamos con ella, produce angustia y su cesación del pensamiento, a la cual hemos estado apegados desde hace años, generando nuevas expectativas, cambiando su forma, viendo que otra realidad es  posible produce alegría. Cuando la mente esta intensivamente acondicionada y es presa de de sus propias tendencias, sufre reiterados renacimientos, este tipo de actitud mental produce desdichas. El que considera suyas este tipo de cualidades es el jiva, esa idea solamente ocurre en una mente desgraciada, la cual no ha alcanzado el autoconocimiento.

      Mientras la mente exista, el dolor no dejara de cesar, cuando la felicidad y la desgracia no distraen al ser, se da cuenta de que su mente es su aliado.. A que que no concibe pensamientos como "Este soy yo" o "Esto no soy yo" , se da cuente de que no es el esclavo de su mente. Aquel que en su mente no surgen ideas de prosperidad, pobreza, orgullo,vanidad, torpeza o excitacion, se dice que su mente esta liberada.

     La verdadera naturaleza hoy en día en esta sociedad, es la ignorancia, la torpeza y estupidez. Cuando cesa en toda su actividad mental, desaperacen los deseos, los malos pensamientos y lo peor de todo el ego, dando lugar a sus cualidades mas nobles y puras.

      
Algunos sabios llaman mente pura a la que se ha liberado, esa a su vez cuando cuando se ha liberado no puede ser descrita, por que en ella no puede haber presencia, ni ausencia de cualidades, pues no hay virtudes, ni sus contrarios, ni luz, ni oscuridad, no hay ideas en absoluto, ni tendencias, ni existencia, ni inixistencia,. Esta en un perfecto equilibrio y tranquilidad, que no puede compararse con otro estado, los que han ido mas allá de la mente y de la inteligencia, alcanzan este estado de paz perfecta    

2 comentarios:

  1. A veces es dificil darnos cuenta de lo importante de tener siempre esa luz interior prendida sin importar la estación del año. Somos privilegiados en verano en otoño, primavera o en invierno podemos seguir irradiando esa luz que solo alumbra a aquellos que saben descubrirla, pues a veces conseguimos muchos ojos brillantes irradiando esa luz y decidimos ponermos lentes oscuros. Excelente reflexión. besitos para ti Josechu, tambien t kier0

    ResponderEliminar
  2. abese uno siente losolo ke uno esta en lavida pero loke uno nosabe ke dios esta sienpre aconpanandono sianpre en todo los lugares no sontodos los amigo ke esta confiable

    ResponderEliminar