PAGINAS

miércoles, 22 de agosto de 2012

CRONICA: "CUANDO EMPEZAMOS TOMAR PLENA CONSCIENCIA APARECE EN NOSOTROS OTRA FORMA DE VIDA. EL PRINCIPIO DEL CAMBIO". EL ENCUENTRO 4º PARTE

      A lo largo de la vida hay momentos en los que uno sube y otros en los que baja, como diría Swami Satyananda, en la cresta de la ola, porque todo esto forma parte de la vida, todo estos es lo que nos hace crecer, obteniendo como resultado una mayor experiencia de la vida. Si todo fuese bueno entonces ¿Por que estaríamos aquí en un plano físico y material?. La vida aparte de ser para disfrutar, también es bueno crear momentos dificiles, a si darnos cuenta de que podemos ser fuertes ante cualquier dificultad o adversidad que se nos pone en el camino de toda esta exitencia. Nada existe por casualidad, sino que existe por causalidad, pensar en esto detenidamente sobre estas dos palabras, aunque sean iguales, lo único diferente que hay en ella son su pronunciacion y contexto, un pensamiento crea una palabra, esta palabra a su vez genera una acción y esta acción es el resultado de una consecuencia..... 

     En esta historia, cuenta que la primera vez que fue a su encuentro de este curandero, habían quedado ya por la tarde, era una tarde otoñal, ya que era casi finales octubre. Esa misma tarde se puso muy nervioso, le dolía el estomago, habían quedado a las 17:30 en su casa para tener un primer contacto. Después de ponerse en camino, para llegar hasta el, tuvo como una percepción, visión e intuición, el haber dado este paso para creer que es posible que todo y cuanto pasan este tipo de cosas en tu vida tienen una causa y un por que, para darnos cuenta de que es posible cambiar para dar un nuevo giro a nuestra vida mas especial, para liberarnos de ese pasado tan turbulento, de los fantasmas mentales o de la enfermedad del ego, siempre yo y nada mas que yo, esto sera posible si solo si somos concientes de ello, lo anhelamos de corazón y lo mas importante actuamos con la fuerza de la voluntad, ya que todo esta energía, conciencia y amor, hace que sea posible cambiar lo inimaginable, en este caso era su fe, su esperanza y especialmente su paciencia, lo que el destino le iba a cambiar, por que imaginaba que de un ser débil sensible, se iba a convertir un ser fuerte.sensible, el ser sensible es igual a ser concientes, elimando esa falsa creencia de ser mas vulnerables..

      Ya una vez que estaba cerca de su casa, unos momentos antes de llamar a su puerta para que le abriese, tomo un fuerte respiro, hondo y profundo,el dijo para sus adentros: "yo quiero, yo merezco y yo puedo". Llamo a la puerta. Abrió la puerta una joven, le daba la bienvenida, era la encargada de pasar a la sala a espera a las visitas, atenderlas en todo momento con especial dulzura y encanto. Después una vez antes de haber terminado la consulta, antes de que cada persona se iba, nos despedia, anotando  en un papel, todo lo que deberíamos hacer, según las instrucciones del curandero, luego ella nos apuntaba en un cuaderno para darnos cita para ir la próxima vez.  

      El piso era muy humilde y sencillo, sin grades lujos, pero en el había una energía muy sutil, limpia, especial y espiritual. El olor que se olia en ese ambiente era a sanacion, era como un olor muy especial, es difícil de explicar, pero en si era muy particular. Ya una vez que estaba en la sala de espera, al igual que el había otros seres con sus problemas bien físicos o bien mentales, digo lo de mentales por que casi un tanto de elevado numero de problemas de salud vienen a raíz de la mente.

     En la misma sala de espera había allí una mujer que decía: "Hasta que no acepte lo que paso, me dijo el curandero, no seré feliz.....". Esto pasa cuando no aceptamos las cosas tal y como son, sin darnos cuenta generamos un tipo de emoción, que va al pensamiento transformándose en una aptitud mental, todo ello termina en angustia, dolor y sufrimiento, se somatiza creando una enfermedad derivada de ese problema. por que creemos que solamente somos mente y no vemos el continuo engaño de la mente y a lo que estamos sometidos cada dos por tres.

      Llegaba su turno, el corazón empezaba a palpitar, eso se debía a que algo iba a suceder en su interno, lo percibía en su ser. Entonces vino la joven, mirándole a sus ojos le dijo que le estaba esperando para pasar a su consulta, tomo una gran respiracion grande y muy profunda, sonriendo se levanto de la silla  fue hasta donde el se encontraba. Durante en trayecto a lo largo de el pasillo que apenas separaban de 10 o 15 metros, en donde estaba situada la salita de espera hasta la consulta en donde el curandero le aguardaba, mas o menos, tuvo muchas sensaciones.....

      De repente por fin pudo verlo al curandero, ahí estaba el, era un señor de edad avanzada, tenia entre 60 y 65 años, pelo canoso, estatura de 1.50 metros, aviejado por el paso de los años, por el compromiso de ayudar al prójimo trando a las personas por igual, sin discriminándolas, ni tan siquiera juzgandolas, por que para el eramos los hijos del amor. Entonces le dio la mano, le pregunto que le pasaba, entonces respondió, que tenia problemas de salud en su estomago. El curandero le dijo: "Anda ven y relajate....". 

     En aquella consulta para nada había una mesa grande, ni unas sillas, ni armarios, las paredes estaban pintadas de color cielo, las baldosas eran como un juego de ajedrez, blancas y negras. En una de las paredes habían cientos de fotos de carné, alguna un poco mas grande también había, pero debajo de aquellas fotos y sobre una mesita de cama lo que mas le llamo la atención ver que había era un niño Jesús en su cuna. Entonces el curandero puso su mano sobre su cabeza, el curandero le dijo que se relajase por estaba muy nervioso, le dijo que mientras tanto debía de tocar con sus manos los pies de aquella imagen  y  empezó a recitar unas oraciones sobre este ser.

1 comentario:

  1. Precioso tu relato, da que pensar y estoy convencida que estas cosas son verdad , la energía y los buenos propósitos.
    Enhorabuena Josechu, un saludo y muchas gracias por compartirlo con nosotr@s.
    Mari Trini.

    ResponderEliminar