PAGINAS

domingo, 16 de septiembre de 2012

CRONICA: "CUANDO EMPEZAMOS TOMAR PLENA CONSCIENCIA APARECE EN NOSOTROS OTRA FORMA DE VIDA. EL PRINCIPIO DEL CAMBIO". EL YOGA ES EL CAMINO QUE TE ENSEÑA LA REALIDAD 22º PARTE


    
     El yoga además de muchas cosas controla nuestro estado de animo, por que todo nuestro mundo esta en nuestra mente, todos son emociones, sentimientos, pensamientos, la mente puede llegarnos a condicionar nuestros estados de ánimos. Nuestro estado de animo también puede estar condicionado al apego que sentimos hacia los demás, por que si haces caso de todo lo que hagan y digan sobre ti, no solamente nunca tendrás el control de ti mismo, si no que también nunca serás feliz en tu vida, en el día a día..

       No entres en guerra con los otros, ni te juzgues a ti mismo, ni juzgues a los demás, por que cada ser humano es un universo. no hagas tuyas sus proyecciones, ni proyectes nada hacia ellos. Mantente en tu centro, en tu eje, y sigue a lo tuyo, en tu armonía, en tu crecimiento personal e espiritual y lo más importante con tu propia experiencia ayuda a otros.

       Deja que los demás 'Sean' y preocúpate sólo por 'Ser', estamos demasiado acostumbrados a que venga alguien de fuera para decirnos qué hemos de hacer. Cómo hacerlo, de qué forma comportarnos.
Eso a la larga nos genera mas dependencia y eso desemboca en mucho dolor y sufrimiento, no dejando seguir hacia adelante en nuestra existencia...

    Son tiempos difíciles para esta sociedad en la que estamos actualmente, hemos creado una civilización en la que dependemos de unos gobernantes y en realidad ellos deberían de depender de nosotros escuchándonos.  Muchos buscan algún salvador o guía en momentos difíciles, queriendo poner en otros su propia responsabilidad en el proceso que se está viviendo. Queremos cambiar lo de afuera, pero también desconocemos que para cambiar lo de ahí afuera, en primer lugar empecemos por cambiar nosotros mismos

      Tenemos la prueba de ello, por ejemplo, en que deseamos que llegue un político o un líder que cambie la situación, que haga algo para que todo vaya mejor. Que nos saque de los problemas, que solucione las cosas. Una entidad que se encargue de todo y que nos dé el trabajo hecho, en bandeja de plata.

       Pero lo que no comprendemos es que la salvación que buscamos, la encontramos en nosotros mismos. Y nadie vendrá a sacarnos las castañas del fuego si nosotros no hemos aprendido por qué tenemos los problemas que nos acosan.

       La realidad que vivimos como conjunto es una representación de la conciencia colectiva del ser humano. Aunque es cierto que hay poderes o entidades a niveles muy superiores que nos están limitando y subyugando, también lo es que nuestra docilidad y falta de responsabilidad facilitan dicha tarea.

    Sí, es cierto que nos han hecho creer que no valemos, que nada podemos hacer. Nos inculcan desde niños que debemos asumir el rol en el que hemos nacido, dentro de una escala jerárquica; y quizá podamos aspirar -con mucho esfuerzo y trabajo- a ascender dentro de dicha escala. Si estudias mucho quizá puedas convertirte en un gran científico, o un refutado médico. Si tienes creatividad para los negocios, podrás montar una gran empresa y ser un referente en el mercado.


     Tampoco nos han enseñado a ser amables con los demás, a ser humildes y sencillos, a ayudar a otros incondicionalmente, tampoco nos han enseñado que no podemos poner la zancadilla a otros, para conseguir nuestros objetivos, cuando en realidad todos somos importantes en esta sociedad, todos venimos del universo y todos debemos aportar algo para ayudar al buen desarrollo de esta sociedad, llamado planeta.

     Creemos que todo esta condicionado dentro de una escala que nos quieren hacer creer, en unos límites que la sociedad te ofrece. Eso sigue dejándonos con los mismos problemas, nos sigue 'limitando' en lo que se refiere a nuestro poder personal, no vemos mas allá de un pensamiento egoísta, mundanono, pueril y autodestructivo.

      Somos nosotros mismos, con nuestro propio convencimiento de ello, con nuestros pensamientos negativos, con nuestras ideas absurdas,  los que permitimos que la 'salvación' esté fuera de nosotros, en manos de otros. No nos hacemos responsables de lo que vivimos, de lo que hacemos o lo que generamos desde dentro hacia afuera,  siempre la culpa de todo la tiene alguien: si no es un partido político es su contrario. Si no son los banqueros, son la élite oculta que los dirige. Y a escala mayor, quizá entidades de otros mundos, otros planos...

      Pero todo esto ocurre porque somos nosotros mismos los que llevamos, por decisión propia, el 'chip' que permite esto. Porque no queremos hacernos responsables de nuestros sentimientos, de nuestros pensamientos, de nuestras acciones... En vez de decidir cómo queremos comportarnos, cómo queremos pensar y sentir, decidimos 'reaccionar' ante las circunstancias externas. Y en un mundo o sociedad donde se nos invita al egoísmo y la violencia, nuestra respuesta ya sabemos de qué tipo puede ser.

      Tenemos que empezar a hacernos responsables, a nivel personal, de lo que ocurra en nuestro mundo interior. Pretender que llegue alguien que mueva a las masas y nos solucione los problemas es una tremenda irresponsabilidad. Aparecieron grandes seres que lo hicieron -como Gandhi-, pero ese tiempo ya ha acabado. Estamos entrando en una fase de evolución cósmica donde lo de ir de ovejita que sigue al pastor ya no aplica.

     El proceso evolutivo es a todos los niveles. Y si deseamos vivir en un mundo justo, equitativo y amoroso, debemos demostrar que somos merecedores de ello. Si queremos entrar en el 'próximo nivel', no podemos seguir arrastrando los anclajes del pasado. No es compatible vivir en una sociedad equilibrada, cuando nosotros estamos desequilibrados.

      Empecemos a hacer examen de conciencia en todo lo que hagamos. Empecemos a vibrar en la frecuencia del mundo que queremos crear y vivir. Dejemos de mirar a los demás como extraños o como enemigos. Comencemos a sonreírles, a proyectarles buenas emociones. Seamos un vórtice de buenos sentimientos para que eso se expanda en todas direcciones. Entonces sí, estaremos preparándonos para el cambio que llega, para la nueva vibración.

      Sólo desde el cambio interior podremos realizar un cambio exterior. Y éste es un trabajo personal, solitario. Pero pretender que haya un grupo unido, cuando sus componentes no están unidos por los ideales o valores, es una ilusión. No habrá persona, salvador o Mesías que consiga algo así.

Seamos nuestros propios salvadores, nuestros propios gurús. Convirtámonos en maestros y ejemplos de aquello que deseamos vivir.
Seamos conscientes de que para que cambien las cosas debemos de cambiarnos a nosotros mismos, para ello uno de los múltiples caminos que existen es la propia realización del ser mediante la practica del yoga...

No hay comentarios:

Publicar un comentario