PAGINAS

lunes, 8 de abril de 2013

VANALIDADES, CAPRICHOS DEL DESEO & RABIETAS

¿Realidad  o irrealidad? De que manera la vivimos por que si fuésemos conscientes de todo lo que tenemos, de nuestra suerte por tenerlo todo aquello que nos ha dado la vida, por ser y estar, y dejáramos de mirarnos el ombligo como si fuésemos el centro de atención del universo, viendo en qué situación están otros (en vez de cambiar de cana, buscando afuera de nosotros lo que hay en nuestro interior o mirar hacia otro lado), sentiríamos VERGÜENZA por ser tan inconscientes, ignorantes y mundanos, no tenemos ningún derecho de permitirnos quejarnos de las cosas de las cuales lo hacemos o bien por ignorancia, por egoísmo o por ser tan infelices, cuando otros ni siquiera tienen un plato de comida.....

    Si fuésemos conscientes de la verdad, de lo que esta pasando hoy en día En esta Sociedad, agradeceríamos nuestra situación y generaríamos un sentimiento de querer ayudar a los demás, de Servicio hacia los menos favorecidos, sea de la forma que sea. Aun simplemente con el deseo de bondad interno y ferviente de que las cosas cambien hacia algo mejor y justo para TODOS.

    Pero no... no lo hacemos, Siempre nos quejamos de esto o aquello, siempre queremos mas y mejor, siempre queremos lo que no tenemos. Somos tan egocéntricos que sólo nos fijamos con lo que Doña Mente nos atormenta día a día; sólo está en nuestro interés el conseguir nuestros deseos personales. Nuestro foco sólo está puesto en él 'Yo'. En el venenoso y ladino ego en el cual vivimos.

    Deberíamos de pensar y de ser conscientes pensar en todo esto, en reflexionar de todo y cuanto pasando a nuestro alrededor, en sentir que todos somos hijos a los ojos de Dios, el cual nos creo y nos dio la vida. Para empezar a agradecer la suerte que tenemos por tener un plato de comida, un techo bajo el que dormir, salud (mejor o peor), seres que nos quieren y a la que queremos.

    Todo es posible, con nuestro trabajo interior de que podemos ser concientes, empezando a desarrollar la empatía por los demás y dejar el egoísmo de lado, tendiéndole la mano y decirle, tranquilo estoy aquí para amarte, respetarte y ayudarte, por que te quiero y quiero que seas tan feliz como lo soy yo.


  En vez de quejarnos deberíamos de entonar una plegaria interna de agradecimiento por todo lo que tenemos, y después recitar otra a favor de aquellos menos favorecidos. Los que sufren verdaderas carencias.

   No podemos cambiar el mundo de la noche a la mañana, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos internamente y ser verdaderos seres humanos. Y no los entes oscuros, egocéntricos y superficiales en los que nos hemos convertido. Siempre hay tiempo y una oportunidad para hacer ese cambio.....

1 comentario:

  1. Cierto, y cada vez va a más. A medida que evoluciona el ser humano es más egoísta y se nota en las amistades e incluso la familia. Buen artículo :)

    ResponderEliminar